Beneficios Del Régimen De Incorporación Fiscal

Para los microempresarios y público en general se ha desarrollado el régimen de incorporación fiscal, con lo que se podrá tomar todas las previsiones necesarias durante los primeros años de apertura de un negocio. Esta modalidad le permitirá al usuario estar de alta ante el Servicio de Administración de Tributos, cumpliendo la declaración de impuestos obligatoria sin que represente una carga económica.

Regimen de incorporación fiscal

¿Qué se puede deducir en el régimen de incorporación fiscal?

Entre algunos de los impuestos que pueden ser deducidos con el régimen de incorporación fiscal tenemos los siguientes:

  • Reducción completa del IVA proveniente del Impuesto sobre Producción y Servicios pero únicamente para las ventas destinadas al público, ya que el impuesto al valor agregado y el IEPS proveniente del CFDI no podrá ser disminuido y deberá cancelarse en su totalidad.
  • Se deduce en un 100% el Impuesto sobre la renta únicamente durante el primer año, para el segundo año será deducido un 90% y así progresivamente ante completar los 10 años que es considerada como la madurez tributaria para un negocio.
  •  Las personas naturales que posean tributos con el RID estarán exentas de obligaciones  por concepto de recepción de pagos durante el primer año siempre y cuando el monto del importe totalizado no exceda los $5.000 pesos.

¿Qué impuestos se pagan en el Rif?

Existe pagos que se pueden realizar mediante el Rif, uno de ellos es el ISR el cual tiene una reducción gradual de 10% anual hasta completar los 10 años. El IVA y el IEPS son otros impuestos que pueden ser cancelados en el Rif y de igual manera cuenta con reducciones específicas para las ventas al público en general.

El régimen de Incorporación Fiscal está diseñado para que puedan ser cancelados  por personas físicas que tributen y paguen el ISR, IVA y el IEPS, esto le otorgará al contribuyente una serie de ventajas y/o facultades administrativas tanto a nivel contable como en las contribuciones fiscales generando de esta manera incentivos para pequeños y medianos empresarios a la vez que se aumenta la recaudación de impuestos así como cultura tributaria.

Con la cancelación de impuestos se busca evitar la evasión fiscal así como otro tipo de irregularidades fiscales como la subdelegación de ingresos y atomización de ingresos u otro tipo de evasión fiscal más directa conocida como No declaración o No registro de forma voluntaria por parte del contribuyente.

¿Qué es un régimen de incorporación fiscal?

El Régimen de Incorporación Fiscal o por sus siglas RIF, es un esquema para la tributación fiscal para toda persona natural que decidan realizar actividades comerciales y/o empresariales con ingresos no excedentes a los dos millones de pesos.

Este régimen entra en vigor a partir del 2013 en sustitución del antiguo Régimen REPECOS. Este sistema fue diseñado para las personas que decidan incursionar dentro de la actividad comercial con ventas directas al público general para lo que no requiera un título profesional.

Con el Regimen de Incorporación fiscal, se busca incrementar la productividad con la participación de distintos sectores de la población, de esta manera se podrá incrementar la economía mexicana de manera sostenible simplificando y promoviendo el fiel cumplimiento de la formalidad tributaria siendo un factor esencial para sector económicos emergentes y para la consolidación de los ya existentes.

Por tal motivo el RIF está dirigido única y exclusivamente a personas naturales o físicas que decidan realizar actividades empresariales, presten servicios o enajenen bienes propios cumpliendo las pautas asignadas.

Con estas medidas se garantiza certeza jurídica para todos los nuevos contribuyentes que se incorporen a este régimen, siendo destacable que durante el primer año de actividad comercial no se incurrirá en la cancelación de impuestos.

¿Qué beneficios tengo si me doy de alta en Hacienda?

Para toda persona tanto natural como moral es de suma importancia mantenerse en alta, ya que a nivel profesional es posible enfrentarse a una serie de inconvenientes  en especial si se tiene en mente trabajar para empresas de grandes dimensiones, además  el trabajo formal es posible recibir los siguientes beneficios:

  •  Deducción de comprobantes y facturas fiscales
  •  Reintegro de montos por concepto de deducción.
  •  Acreditación de bienes para un negocio.
  •  Mayor visibilidad ante nuevos clientes.

Para las empresas que cumplen con las obligaciones fiscales y con la inscripción en el SAT, es posible optar por una créditos para nuevos proyectos que reporte crecimiento para la empresa, pero ante todo es importante definir las características del contribuyente sea moral o físico, ya que los requisitos y los beneficios varían para cada caso en especial para las personas morales que poseen empresas sin fines de lucros.

En cualquier caso es fundamental estar de alta con Hacienda, los beneficios son amplios tanto a nivel profesional como individual como para una empresa que quiera mantenerse en el mercado competitivo.

Deja un comentario